Los adultos y el miedo a los brackets ?>

Los adultos y el miedo a los brackets

Desde hace ya varios años, los correctores dentales no son sólo cosa de niños, y es que nunca es demasiado tarde para mejorar la posición de los dientes y la salud bucal en general. Según datos de varias clínicas como clínica dental Barcelona, cada vez son más los mayores de 18 años que optan por tratamientos con brackets.

 

Lamentablemente, muchos adultos no recibieron en su día un tratamiento de ortodoncia adecuado, o ni siquiera ningún tipo de tratamiento, para corregir los problemas de tener los dientes en mala posición, provocando mala oclusión, problemas al morder, prognatismo u otros trastornos aparte de lo mero estético. Si estos problemas no se tratan en su tiempo, puede ocasionar caries y enfermedades en las encías, además de dolor de cabeza y en los oídos, llegando incluso a producir problemas para hablar, morder y masticar.

 

¿Es el mismo tratamiento que el de los niños?

Los beneficios son los mismos. Los correctores dentales tienen la misma función, pero seguramente el proceso sea más lento que en edades más jóvenes. De promedio, un adulto necesita de entre 18 meses a 3 años, pero los brackets pueden ser transparentes, que casi ni se ven, para aquellos con vergüenza a enseñas piezas metálicas, o correctores que se quitan durante tiempos concretos. Tras acabar el procedimiento, será necesario usar retenedores para mantener los resultados, al igual que ocurre con los más pequeños.

 

¿Cómo saber qué tratamiento necesito?

Lo primero es acudir al dentista y consultar y pedir una evaluación. Según la complejidad del caso, el dentista le enviará a un especialista ortodoncista para recibir el mejor tratamiento. En la primera consulta deben resolverse dudas como el precio, el proceso hasta llegar a la solución, el tiempo necesario, etc.

 

¿Qué tipos de correctores hay disponibles?

Los correctores o aparatos dentales usan la presión para enderezar la posición de los dientes y corregir la mordida. Si bien algunos especialistas están a favor del tratamiento tradicional de correctores de metal, que son también los más fiables, es cierto que existen nuevos materiales y avances tecnológicos que han logrado que los correctores actuales sean más pequeños y menos visibles. En lugar de metal ahora podemos optar por correctores de cerámica clara o del mismo color que los dientes, haciéndolos casi invisibles, pero también tenemos disponible alineadores removibles invisibles.

 

 

¿Cómo adaptarse a los correctores dentales?

 

Es probable sentir una cierta incomodidad o dificultad al hablar, sobre todo durante los primero días. Es importante mantener siempre los dientes y los brackets limpios, ya que los alimentos pueden quedar atrapados entre dientes y encías, así pues es básico limpiarse bien los dientes con un buen cepillado, hilo dental y algún enjuague.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *