El impacto de tu dieta en los dientes ?>

El impacto de tu dieta en los dientes

A la hora de escoger nuestras dietas para adelgazar, a menudo, optamos por aquellas que nos prometen grandes resultados en muy poco tiempo. Y eso no es peligroso, solamente, por el efecto rebote que podemos sufrir posteriormente, sino que nuestros dientes y, en general, nuestra salud bucodental, también pueden verse afectados.

Como ya sabrás, los alimentos con un alto contenido en azúcar, como pueden ser la bollería o los refrescos, nos hacen correr el riesgo de sufrir caries, la enfermedad más común de los dientes.

Para evitar este nocivo impacto, debemos fijarnos en las etiquetas de todo lo que ingerimos, y optar por versiones bajas en azúcar. En caso de dudas, siempre podemos acudir a un dietista o a un médico que pueda orientarnos acerca de la cantidad de consumo recomendada en cuanto a azúcares.

Por otro lado, si nos faltan determinados nutrientes en la dieta, nuestros tejidos de la boca también serán más débiles, por lo que será más complicado que resistan una infección. Por este motivo, los expertos aseguran que la gingivitis, también conocida como la enfermedad de las encías, se desarrolla de manera más habitual y se desarrolla más rápidamente en personas con una mala alimentación. Y esto puede llevar a la pérdida de piezas dentales.

Mejorar la dieta

Por todos estos motivos, y para asegurarnos de gozar de una boca sana durante mucho tiempo, debemos pensar bien antes de comer. Algunos consejos útiles:

  • Bebe mucha agua (lo ideal son 2 litros al día).
  • Consume variedad de cada uno de los cinco grandes grupos específicos de alimentos:
    • Cereales
    • Hortalizas
    • Frutas
    • Productos lácteos
    • Alimentos de proteínas

Por otro lado, si tienes la costumbre de merendar –teniendo en cuenta que deberías hacer 5 comidas al día, es correcto-, opta por comer algo sano, como un pequeño bocadillo de pechuga de pavo o un par de piezas de fruta.

Además, intenta no picar entre horas, porque la saliva está más activa cuando consumimos alimentos como parte de una comida, y se encarga de lavar los alimentos que entran en la boca, lo cual reduce el impacto de los ácidos que pueden dañar nuestros dientes y dar pie a que aparezcan las caries.

Y, por supuesto, recuerda lavarte los dientes un mínimo de dos veces al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *