¿Es suficiente con lavarse los dientes? ?>

¿Es suficiente con lavarse los dientes?

El cuidado dental habitual y esmerado es la clave para una boca fuerte y sana. Los dentistas (que se deben visitar dos veces al año) pueden proporcionar una limpieza profunda, pero este chequeo bianual no es ningún sustituto para el mantenimiento diario. Y no hace falta que hayas estudiado un FP de higiene bucodental para saberlo. La razón es debido a cómo y por qué ocurren los problemas dentales y qué se debe hacer para prevenirlos y ponerles solución.

Los dientes y las encías son las dos zonas principales a las que mostrarles atención. Sin mantenimiento regular, estas áreas pronto se convertirán en un refugio para bacterias y enfermedades, lo que puede dar lugar a la pérdida de los dientes.

Otras áreas de la boca, como la lengua, las mejillas, la garganta y las amígdalas no requieren un mantenimiento tan habitual, aunque la limpieza de estas áreas puede llevar a una reducción del mal aliento.

El cepillado de dientes es probablemente el hábito de higiene dental más comúnmente practicado, debido a que los padres animan a sus hijos a hacer esto. Cepillarse los dientes es una gran práctica, y evita la acumulación de la película bacteriana en los dientes. Esta película, alimentada por azúcar, produce ácido y calcifica en cálculo. El ácido termina erosionando el diente, que se convierte en un rincón más para las bacterias. Si se permite, puede dar lugar a la descomposición de la dentina, la parte interna blanda del diente. Cuando la descomposición alcanza la dentina, a menudo se siente un dolor severo. Básicamente, hablamos de las caries.

Pero, la caries dental no es la única manera que los dientes se pueden perder. La salud de las encías es igual de importante, y el cepillado de los dientes no mantiene las encías sanas. El uso regular del hilo dental elimina los restos de alimentos. Cuando se permite que los alimentos permanezcan en estos espacios (como cuando una persona se cepilla habitualmente, pero no usa hilo dental), las encías se ponen rojas e inflamadas. Después de inflamarse, el espacio entre las encías y los dientes se vuelve más profundo. Una profundidad máxima normal para este espacio es de tres milímetros, y un milímetro es ideal. Si el espacio alcanza los nueve o diez milímetros, la integridad del diente puede comenzar a verse comprometida. Incluso si el diente permanece sano en la superficie, la raíz puede pudrirse desde abajo. Esto se conoce a menudo como enfermedad periodontal.

Un dentista puede realizar limpiezas iniciales, proporcionar consejo dental y realizar operaciones para corregir problemas después de que hayan alcanzado niveles al límite, pero sin mantenimiento dental diario, la pérdida de dientes es probablemente inevitable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *